June 2, 2014

Official Statement: Bass player Davinia left Frozen Dawn

"Sadly we have to announce that our bass player Davinia has decided to left the band due to personal reasons. Frozen Dawn would like to thank her for all the commitment and good work during her time in the band, and wish her all the best in her new personal projects and musical endeavours!!! A replacement is being searched right now. Interested bass players at Madrid area please contact directly with the band".

Review "Those Of The Cursed light" in Puro Ruido Webzine (Spanish)



Here is the link to the review: http://puroruido.blogspot.com.es/2014/04/frozen-dawn-those-of-cursed-light.html

Hay una veta dentro del Black Metal que no ha sido muy abordada en estos últimos años. Me refiero al estilo que tuvo a Dissection como principal cultor, y que encontró en bandas como Sacramentum la continuación de dicho estilo. Es ese Black Metal pletórico en melodías emotivas, que por momentos colindan con lo mejor del (viejo) Melodic Death, y que eriza la piel del oyente tanto por su energía como por lo épico de las melodías. Lamentablemente, ese estilo no ha sido practicado por muchas bandas, teniendo en cuenta que la mayoría de los grupos, en los últimos 15 años, se han inclinado preferentemente hacia otras sendas dentro del Black Metal. Claro, hay algo que es imposible negar, y es que no es un estilo fácil de hacer, pues requiere tanto de una gran destreza en lo instrumental, como así también un exquisito manejo de las melodías, una inteligente visión de lo que las atmósferas deben ser (para que las canciones transmitan lo que deben transmitir), y esa cualidad mágica para convertir lo sencillo en grandilocuente. Frozen Dawn vienen a levantar la antorcha que dejó Jon Nodtveidt encendida, pero que casi nadie supo sostener y mantener en estos últimos tiempos. “Banished, the Everlasting Confinement” echa por tierra cualquier duda que uno pueda albergar al principio, antes de enfrentar el oscuro viaje al cual nos invitan estos españoles. Precedidos por gacetillas de prensa que entusiasman y criticas que llenan de expectativas al futuro oyente, uno, que lleva años en la escena, tiende a sospechar si no hay un poco de mentira en tantos elogios. No, no hay nada de mentira y, repito, el espectacular y emocionante track que abre la placa aniquila todo prejuicio, toda duda. De ahí en más, y sin llegar a ser la octava maravilla (tampoco hay que exagerar) los Frozen Dawn dejan en claro que les sobra calidad, y que la garra no es algo que vayan a escatimar. Por esas 2 cualidades, por esas solas 2 cualidades, “Those of the Cursed Light” se erige por sobre la maraña de discos de Black y Black/Death que se han editado con hidalguía, de manera casi victoriosa. Y es que los tipos logran despertar esa llama que pareció extinguirse cuando murió el legendario líder de Dissection, y que se mantuvo flameando gracias a leyendas como Necrophobic, pero que no encontró en las bandas más jóvenes la oportunidad de perpetuarse.
Tampoco es que Frozen Dawn sean LA BANDA destinada a alzarse con el trono que dejó vacante Nordveidt, ni mucho menos. Pero hacen lo suyo con tanta clase, y con tanto fervor, que lo mínimo que uno puede hacer es aplaudirlos y apoyarlos, pues bandas como esta ilusionan e inflaman los sentidos. Ahora, si me disculpan, necesito que la poderosa melodía de “Banished, the Everlasting Confinement” me haga perder la noción del tiempo y el espacio.